Ventajas de ser madre después de los 40

Hasta hace algunos años hablar de las ventajas de ser madre a partir de los 40 años sería una locura. Complicaciones durante el parto, riesgos en la vida de la madre y aborto, eran sólo algunos de los problemas más conocidos. Actualmente existen métodos para facilitar el embarazo, como la fecundación in vitro o la Mini FIV.

Ventajas de ser madre después de los 40

Hasta hace algunos años hablar de las ventajas de ser madre a partir de los 40 años sería una locura. Complicaciones durante el parto, riesgos en la vida de la madre y aborto, eran sólo algunos de los problemas más conocidos. Actualmente existen métodos para facilitar el embarazo, como la fecundación in vitro o la Mini FIV.

Hoy en día ser madre después de los 40 es totalmente positivo

Es cierto que las posibilidades de concepción disminuyen drásticamente después de esa edad. Sin embargo y gracias a los avances médicos y técnicas como la procreación asistida, es cada vez más probable que la cuarta década conduzca a un embarazo saludable y exitoso.

Está comprobado que no hay contraindicación para quedar embarazada después de los 40 años.

Estudios recientes apuntan que si la mujer hace un seguimiento mensual con su ginecólogo y tiene los cuidados adecuados, la gestación se desarrollará perfectamente bien. Además demuestran que el embarazo en esta fase de la vida puede tener muchos beneficios tanto para las madres como para los bebés a nivel físico y mental.

Ventajas de ser madres a partir de los 40

Las habilidades mentales mejoran

Después de los 40 aumenta la agudeza mental, la capacidad de resolver problemas y la habilidad del lenguaje.

Según varios estudios publicados por la Revista de la Sociedad Americana de Geriatría, estos cambios se deben a las hormonas que intervienen en el período del embarazo, especialmente el aumento de progesterona, responsable del desarrollo del tejido cerebral.

Por otro lado el aumento de estrógeno influye positivamente en la estructura del cerebro.

Mayor equilibrio emocional

Después de 40 años de experiencia en todos los sentidos de la vida, el embarazo será vivido con más tranquilidad.  La madurez emocional permite tener una visión completa de lo que le espera a la futura mamá.

Mayor equilibrio emocional

Por otra parte la depresión posparto ocurre en las madres que tienen entre 18 y 30 años. Las estadísticas indican que los casos de depresión posparto son menos frecuentes a medida que la madre es mayor. Además, la sensatez de la edad proporciona una paz que una mujer más joven aún no ha adquirido.

Mejores hábitos alimenticios

La mujer de más edad es más disciplinada, respeta las reglas de nutrición y el movimiento físico. En resumen, es una madre muy responsable y esto se traduce en una mejor salud física que también afecta positivamente la salud del bebé.

Cuando las mujeres están en una edad más madura, son más conscientes de los efectos del mantenimiento de los buenos hábitos alimentarios, mientras que las mujeres jóvenes no suelen dar tanta importancia a los alimentos de calidad.

Trabajo y estabilidad económica

A partir de 40 años solemos tener mayor estabilidad laboral y económica. Hay una tranquilidad general dada por la conciencia de poder mantener uno o más niños y la certeza de poder satisfacer todas sus necesidades.

Por otro lado, las metas de trabajo ya se han alcanzado y la llegada de un niño no puede afectar negativamente sus ambiciones.

Niños más inteligentes

Los niños nacidos de madres mayores serían más altos, tendrían menos probabilidades de abandonar la escuela demasiado joven , más probabilidades de continuar sus estudios en la universidad y obtener mejores resultados en las pruebas estándar que los hermanos nacidos antes ellos.

Pongamos el ejemplo de una mujer que haya nacido en 1960 y que tiene dos hijos. El primero nace cuando ella tiene 20 años y el segundo cuando tiene 40.

Han pasado muchas cosas durante esos 20 años de diferencia, como mejoras en medicina, mortalidad infantil y educación. Es mucho más probable que un niño nacido en el 2000 vaya a la universidad que el hermano que haya nacido en 1980.

En todo el mundo las mujeres indican posponer el nacimiento de su primer hijo y ser madre después de 40 años por una variedad de razones, que van desde un mejor acceso a los métodos anticonceptivos y las oportunidades de trabajo a través de la incertidumbre económica en crecimiento.

Un modelo que se puede encontrar en otros lugares.

Es cierto que Suecia es un país que tiene un gran éxito en el tema educación porque la escuela es gratuita en todos los niveles.

El porcentaje de personas con educación postsecundaria es uno de los más altos en la OCDE. Entre 1960 y el 2000 la matrícula en educación superior aumentó y en 2012, el 33% de los suecos había completado estudios universitarios.

Sin embargo, los autores del estudio sobre madres mayores encuentran las mismas tendencias en otras partes del mundo.

Ser madre después de 40 años aumenta las posibilidades de tener más tiempo para el bebé. De la misma manera, las mujeres tienden a estar menos estresadas por su situación económica y profesional, teniendo más paciencia para apoyarlos.

Son plenamente conscientes de la decisión tomada

Muchas madres jóvenes acaban culpando a sus hijos de su situación. Ellas miran hacia atrás y creen que perdieron grandes oportunidades de vivir su juventud y que la culpa es de los pequeños.

En cambio y en una madre madura, independientemente que tenga pareja o no, la elección ya ha sido planeada, así que todos los pros y los contras se tuvieron en cuenta y se eligieron en consecuencia.

La mujer mayor de 40 años es consciente de cómo el embarazo afectará los diferentes aspectos de su vida y está preparada para enfrentarlos.